restauración conservación del patrimonio

Abadía Imperial de Lorsch

Desde 1991, la abadía imperial de Lorsch, cerca de la ciudad de Worms, en Alemania, está incluida en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

La célebre abadía es casi únicamente un recuerdo, plasmado en unos escasos restos y en algunos documentos de interés. Pero en lo arquitectónico destaca la Torhalle, uno de los bellos y escasos testimonios de obra de la época carolingia, especie de pórtico situado ante el patio de la abadía.

Fue uno de los monasterios más famosos de la antigüedad, fundado en el año 764, enriquecido con reliquias notables, principalmente el cuerpo del mártir Nazario, lo que hizo del lugar un famoso centro de peregrinación.

La iglesia del centro fue consagrada con asistencia del propio Carlomagno, y la abadía creció en importancia religiosa y cultural. Albergó una gran biblioteca y de allí salieron importantes códices y documentos. En la propia abadía se enterraron algunos reyes carolingios.

El declive surgió en el siglo XIII, cuando pasó al dominio del arzobispo de Maguncia. Luego, sufrió los eventos de la Reforma. Los magníficos textos de la biblioteca fueron pasando a familias principescas y a la Biblioteca Vaticana. La Guerra de los 30 años y las invasiones francesas acabaron con la abadía. Lo único que queda de gran interés es el portal, del siglo IX, la Torhalle, una parte de la iglesia románica y escasos restos más.
Dentro de Patrimonio mundial
Anterior: Treveris