restauración conservación del patrimonio

Arte rupestre de Hail (Arabia)

La UNESCO incluye en su listado de Patrimonio Mundial un nuevo sitio que incluye dos conjuntos de arte rupestre del Neolítico, en la región de Hail, Arabia Saudita.

Los espacios incluidos en la lista de la UNESCO se hallan en dos puntos del paraje desértico, no lejos de la ciudad de Hail, en el centro-norte del país.

Se trata del djebel (monte) Umm Simmam, en Jubbah, y los djebel al-Manjor y Raat, en Shuwaymis, ambos. Las colinas de Umm Sinman dominan un lago de agua dulce, hoy desaparecido, que abastecía a hombres y animales en la parte sur del gran desierto de Nefud. Por su parte, los djebel al-Manjor y Raat forman escarpes rocosos de un uadi (rambla) actualmente cubierto de arena, donde se presentan representaciones humanas y de fauna y flora.

Las pinturas rupestres de Hail, declaradas Patrimonio de la Humanidad, en un encuentro de la UNESCO celebrado en Bonn(Alemania) el pasado mes de julio, reflejan la vida diaria de los habitantes de la zona que habitaban estas tierras entre 5.000 y 10.000 años atrás.

La importancia de estos dibujos es notable, en especial porque apenas hay informaciones de tales periodos de la antigüedad. Además, se hallan sobre un área muy grande, unos 50 Kilómetros cuadrados, lo que hace de estos enclaves sendos museos de la Prehistoria y la Historia Natural...

Sobre las rocas abundan las figuras humanes, utensilios, armas y especies de fauna variadas que nos permiten conocer aspectos de un momento en el que la vida en estas tierras fue mucho más amable por la existencia de agua y abundante flora y fauna.

El interés de la zona ya había sido detectado en el siglo XIX por estudiosos occidentales como el alemán Julius Euting (1839 - 1913) quien dejó diversos dibujos sobre la zona y los diseños rupestres.

Con esta inscripción, Arabia Saudí ya cuenta con un total de cuatro sitios inscritos por la Unesco en la lista del Patrimonio. El primero de los tres restantes es el sitio arqueológico de Al Hijr – Madain Salih, conocido en la antigüedad con el nombre de Hegra, es el lugar de la civilización nabatea mejor conservado al sur de Petra (Jordania).

El segundo es el distrito de At Turaif en ad Dir’iyá. El sitio, situado al noroeste de Riad, en el corazón de la Península Arábiga, albergó la primera capital de la dinastía saudí. Fue fundado en el siglo XV.

Finalmente, el tercero es el Centro histórico de Yeda, Puerta de La Meca. Situada en la costa oriental del Mar Rojo, Yeda se convirtió a partir del siglo VII en una importante ciudad portuaria por la que transitaban las mercancías llegadas por las rutas marítimas comerciales del Océano Índico con destino a La Meca.

Dentro de Patrimonio mundial