restauración conservación del patrimonio

Capilla palatina de Aquisgrán, Alemania

Aquisgrán tiene en su Capilla Palatina uno de los primeros monumentos Patrimonio de la Humanidad de la lista de la UNESCO. Entró en la misma en el año 1978.

El emperador Carlomagno inició la construcción de su palacio en la ciudad de Aquisgrán, con su magnífica capilla palatina, basílica octogonal cupulada, construida a modo de las grandes iglesias del Imperio Romano de Oriente, que él mismo pudo ver en su viaje a Italia.

La catedral actual es el centro de interés de la ciudad, en medio del casco antiguo (Münsterplatz), y con una mezcla de construcciones de distintas épocas. Parte fundamental de esta compleja edificación es el octógono rodeado por un deambulatorio, delimitado por columnas, obra que Carlomagno mando construir en torno al año 800.

Eudes de Metz fue su arquitecto. Parece que Carlomango tomó el modelo de las iglesias bizantinas de Ravena, que él visitó. La cúpula actual es ya de una época muy posterior. Del alto pende una inmensa araña o candelabro de cobre, del siglo XII, donación de Federico Barbarroja.

A mediados del siglo XIV se comenzó a trabajar en otra edificación aneja: el coro gótico, que se inauguraría en 1414. Se trata de una construcción adicional monumental, de un gotico sumamente estilizado y ambicioso. Unas ventanas ojivales de casi 30 metros de altura, las más altas de esta época, dan luz y espiritualidad a este espacio; una espiritualidad que resalta a compararse con el lado del octogono poderoso y robusto.

Mosaicos, objetos históricos... todo hace sentir el pálpito del pasado. Muy cerca está el edificio con el tesoro de la Catedral, que guarda magníficos elementos de arte medieval y aún anterior.

Más información en:
http://www.guiarte.com/aquisgran/
Dentro de Patrimonio mundial
Detalles constructivos de diversas épocas integran el edificio catedralicio de Aquisgrán.

Vista exterior de la fantástica Catedral de Aquisgrán.