restauración conservación del patrimonio

Ciudad vieja de Corfú (Grecia)

Corfú o Córcira (en griego Kérkyra) se halla en el mar Jónico. Es una isla y también la capital de la misma. El casco histórico de la urbe entró en el listado del Patrimonio Mundial de la UNESCO en el año 2007.

La ciudad, a la entrada del Adriático, es de densa historia. De origen helénico, está citada en la Odisea, pasó por el dominio bizantino, árabe y normando antes de caer en la órbita de Venecia. Fue feudo veneciano hasta el XVIII y pasó posteriormente por manos francesas e inglesas antes de retornar a Grecia, en el XIX. Todo, como consecuencia de su ubicación estratégica, frente a Italia, ante las costas de Albania y Grecia.

Como resultado de todo este trasiego, Corfú conserva restos de multitud de épocas, con un viejo casco que mantiene gran sabor tradicional. Por todo ello es un foco de gran atracción turística.

Posee vestigios arqueológicos que datan del siglo VIII a.C. La ciudad cuenta con tres fortificaciones diseñadas por ingenieros venecianos que sirvieron durante cuatro siglos para defender los intereses del comercio marítimo de la República de Venecia contra el Imperio Otomano. Estas estructuras defensivas fueron reparadas y parcialmente reconstruidas en varias ocasiones. Las últimas obras se realizaron en el siglo XIX, en tiempos de la dominación británica.

Los edificios de la ciudad vieja son en su mayoría de estilo neoclásico. Algunos datan de la época veneciana y otros de épocas más tardías, en particular del siglo XIX. La ciudad vieja de Corfú es un ejemplo de puerto fortificado mediterráneo.
Dentro de Patrimonio mundial