restauración conservación del patrimonio

Ferrocarril rético

En el Paisaje Cultural de los ríos Albula y Bernina, sobre territorio de Suiza e Italia abarca dos líneas ferroviarias históricas que atraviesan la montaña suiza por dos pasos. Es Patrimonio Mundial de la UNESCO desde el año 2008.

Abierta en 1904, la línea de Albula, en la parte noroeste del sitio definido como Patrimonio Mundial, tiene 67 kilómetros de longitud. Contiene un conjunto impresionante de obras con 42 túneles y galerías cubiertas y 144 viaductos y puentes.

Los 61 kilómetros de la línea de Bernina integra 13 túneles y galerías así como 52 viaductos y puentes.

El Sitio de la UNESCO muestra una utilización ejemplar del ferrocarril para poner fin a aislamiento de los Alpes Centrales, en el inicio del siglo XX.

Las dos líneas ferroviarias tuvieron un impacto socioeconómico duradero sobre la vida de montaña. Ambas presentan un conjunto excepcional técnico, arquitectónico y medioambiental. Encarnan realizaciones arquitectónicas e ingeniería civil en armonía con los paisajes que atraviesan.
Dentro de Patrimonio mundial