restauración conservación del patrimonio

Islas Galápagos, Ecuador

Situadas en el Pacífico, cerca de América del Sur, estas islas de origen volcánico y su reserva marina circundante son Patrimonio Mundial según la UNESCO, desde 1978.

El bien es, según la UNESCO, un museo y un laboratorio vivientes de la evolución, únicos en el mundo.

Las Galápagos están situadas en la confluencia de tres corrientes oceánicas y concentran una gran variedad de especies marinas. Su actividad sísmica y volcánica ilustra los procesos de su formación geológica. Estos procesos, sumados al extremo aislamiento del archipiélago, han originado el desarrollo de una fauna singular con especies como la iguana terrestre, la tortuga gigante y numerosas especies de pinzones, cuyo estudio inspiró a Darwin la teoría de la evolución por selección natural, tras su viaje a estas islas en 1835.

Unas 30.000 personas habitan sobre los 7.800 kilómetros cuadrados de este conjunto de islas que oficialmente se denomina Archipiélago de Colón, y que está a unos 1.000 kilómetros al oeste de la costa de Ecuador, en pleno océano Pacífico

Trece grandes islas volcánicas, y un centenar más de islotes y peñones componen este singular archipiélago, en el que las mayores islas son Isabela, Santa Cruz, Fernandina, Santiago, San Cristóbal, Floreana y Marchena. El resto de ellas tiene ya menos de 100 kilómetros cuadrados.

Tomás de Berlanga, obispo de Panamá, fue el descubridor de este archipiélago, en 1535, territorio que luego fue habitual base de piratas. La expedición de Malaspina estudió ya la naturaleza de estas islas en 1790, pero fue Darwin, en 1835, quien recaló en ellas y las hizo pasar al mundo de la ciencia, íntimamente ligadas a su Teoría de la Evolución.

Al interés por la evolución de las especies en distintos hábitats y en permanente evolución –los fenómenos volcánicos siguen desarrollándose en la actualidad- hay que añadir un entorno marítimo muy variado por la confluencia de corrientes con distintos niveles de nutrientes y temperaturas, lo que tiene efecto directo en la fauna y la flora.

Existe una fauna endémica que incluye invertebrados, reptiles y aves. Entre la avifauna nativa hay un 46 por ciento de animales endémicos y el resto son migratorios.

En el 2008, la UNESCO puso a Galápagos en la lista de sitios en peligro, por el crecimiento de la ocupación humana y el auge descontrolado del turismo, marcando, en 2010, una serie de directivas encaminadas a preservar el valor del enclave.

Dentro de Patrimonio mundial
Galápagos. Tortugas “geochelene elephantopus”. UNESCO. Andes/CZAP/ASA

Dos ejemplares de alcatraz patiazul. UNESCO. Peter Köpfli

Leones de mar en Galápagos. UNESCO. Alison Clayson