restauración conservación del patrimonio

Islas Ogasawara o Bonin

El Comité del Patrimonio Mundial inscribió a las islas de Ogasawara o Bonin, situadas a unos mil kilómetros al sur del principal archipiélago de Japón en la Lista del Patrimonio Mundial.

El Comité del Patrimonio Mundial aprobó esta inscripción en la reunión que celebró en la Sede de la UNESCO en París en junio de 2011, por la riqueza de sus ecosistemas, que reflejan toda una serie de procesos de la evolución natural.

Este sitio cuenta con más de treinta islas que forman tres grupos y abarcan una superficie de 7.393 hectáreas. Los variados paisajes insulares albergan una rica fauna, como el “zorro volador” de Bonin, un murciélago que se halla en grave peligro de extinción, y 195 especies de aves, muchas de las cuales también corren el riesgo de extinguirse.

Se han catalogado 441 taxones de plantas nativas en estas islas y sus aguas albergan numerosas especies de peces, cetáceos y corales.

Los ecosistemas del archipiélago de Ogasawara reflejan toda una serie de procesos de la evolución natural, puestos de manifiesto por la combinación de especies vegetales características del sudeste y noroeste de Asia con numerosas especies endémicas.

Estas islas están casi deshabitadas. Fueron descubiertas por el navegante español Bernardo de la Torre en 1543, y se denominaron habitualmente como Bonín. Cerca de ellas se libraron duras batallas en la Segunda Guerra Mundial.

Dentro de Patrimonio mundial