restauración conservación del patrimonio

Mezquita del Viernes

La mezquita del Viernes, en Isfahán, Irán, entró en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en el año 2012.

Conquistada por los musulmanes en el 640, Isfahán fue embellecida con mezquitas y edificios de interés. Los samánidas se establecieron en ella en el 903, y en el siglo XII fue notablemente destruida por los ismaelíes.

El amor real por la ciudad se mostró especialmente con el monarca safávida Sha Abbas (1587-1629), al que se deben numerosas obras de sabor artístico e histórico. Viajeros de aquella lejana época describieron a Isfahán como la ciudad más próspera del universo. Tenía cerca de un millón de habitantes.

Desde entonces, y pese a la pérdida de la capitalidad, la ciudad ha seguido siendo una atrayente urbe.

La “Mezquita del Viernes” -Masjed-e Jāme- está situada en el centro histórico de Isfahán e ilustra de manera sobresaliente la evolución de la arquitectura de mezquitas desde el año 841 d. de C. y a lo largo de doce siglos.

Es el edificio más antiguo de su estilo en Irán y sirvió como prototipo para varias mezquitas posteriores construidas en Asia Central.

El complejo, de una extensión superior a los 20.000 metros cuadrados, es también el primer edificio islámico que adaptó el diseño con cuatro patios propio de los palacios sasánidas a la arquitectura islámica de carácter religioso.

Sus cúpulas abovedadas representan una innovación arquitectónica que inspiró a los constructores de otros edificios en la región. El sitio tiene además detalles decorativos representativos de desarrollos estilísticos que abarcan más de mil años de arte islámico.

Dentro de Patrimonio mundial
Siguiente: Gonbad-e Qābus
Anterior: Xanadú
Minarete y cúpulas. Mezquita del Viernes. Isfahán. MJiB/UNESCO

Interior- Mezquita del Viernes. Isfahán. MJiB/UNESCO