restauración conservación del patrimonio

La plaza de San Francisco, en San Cristóbal, Brasil

La plaza de San Francisco, en San Cristóbal, Brasil, es desde 2010 Patrimonio Mundial, por ser un testimonio excepcional de la influencia planificadora hispana en Brasil.

La plaza forma un cuadrilátero a cielo abierto rodeado de imponentes edificios, como la iglesia y convento de San Francisco, la iglesia y la Santa Casa da Misericordia, el palacio provincial y sus viviendas asociadas de diferentes periodos históricos.

Este conjunto monumental, unido a las casas de los siglos XVIII y XIX que lo rodean, crean un paisaje urbano reflejo de la historia de la ciudad desde sus orígenes. El origen de San Cristóbal arranca en 1590, y se considera como la cuarta ciudad más antigua de Brasil.

El complejo franciscano es un ejemplo de la arquitectura típica desarrollada por esta orden religiosa en el nordeste de Brasil, y es originario del siglo XVII.

Según definió la UNESCO en el documento de aprobación de la candidatura de Patrimonio Mundial, la plaza es un testimonio extraordinario del urbanismo practicado cuando la corona de España y la de Portugal recaían en Felipe II.

Frente a un concepto de urbanismo más ligado a la orografía del terreno, el urbanismo hispano articulaba las ciudades como una cuadrícula desarrollada en torno a la plaza Mayor, tal como se puede comprobar en todas las villas coloniales de la América Hispana. Esta influencia se descubre también en este sitio.

La plaza –según el dictamen- refleja la simbiosis urbanística hispano-portuguesa y ha sido un especio urbano crucial en sus cuatro siglos de historia, que abrigó todo tipo de manifestaciones culturales. Asimismo, refleja un paradigma racional e integrado de planificación urbana, adaptado a las especificidades topográficas locales

La integridad del bien es manifiesta. En 1938, el gobierno declaró que era Monumento Histórico y entre 1941 y 1962 se protegieron a título individual diversos edificios, en tanto que en 1967 se protegió el conjunto urbano de San Cristóbal, escribiéndolo en el registro de protección arqueológica, etnográfica y paisajística.

San Cristóbal fue capital de la región, y centro administrativo y comercial desde inicios del XVII, entre Salvador y Recife; punto importante para la colonización de tierras de más al interior. Su capitalidad se transfirió en 1855 a Aracaju, lo que determinó un estancamiento en su desarrollo.

En la actualidad, San Cristóbal cuenta con unos 80.000 habitantes, y con sus iglesias, conventos y edificios civiles es un testimonio vivo del pasado brasileño.

Dentro de Patrimonio mundial
La plaza de San Francisco, en San Cristóbal, Brasil, en vista aérea. UNESCO

Convento de San Francisco, en San Cristóbal, Brasil. UNESCO