restauración conservación del patrimonio

Minas de Rammelsberg y ciudad de Goslar

Desde 1992, la ciudad de Goslar está inscrita en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, junto con sus antiguas minas de plata, que estuvieron en explotación durante más de mil años, hasta 1988.

Goslar es una ciudad de la Baja Sajonia, Alemania, y tiene unos 50.000 habitantes. Conserva interesantes elementos artísticos debidos a su notable historia, apoyada por las florecientes minas de Rammelsberg, productoras de plata y cobre, que le dieron fortaleza económica durante mil años.

Rammelsberg se halla al sudeste de Goslar, muy cerca de la urbe, en las montañas de Hatz. Es un o lugar de explotación mineral desde tiempos antiquísimos(siglo III a.C.) y su florecimiento en torno al año mil hizo que el emperador Enrique II decidiera establecer su residencia en las inmediaciones, organizando allí la primera Asamblea Imperial en 1009.

El desarrollo medieval de la ciudad surgió a partir de aquí. Fue Goslar residencia imperial hasta 1253. Centro religioso y civil importante, tuvo notable ascendencia en la liga Hanseática.

En el entramado de Goslar, mantenido intacto pese a las guerras mundiales, hay vestigios de varios periodos que ilustran el crecimiento de la ciudad y su vinculación con la industria minera.

Entre los más importantes: el palacio imperial y su capilla de san Ulrich (hacia 1100); iglesia de Frankenburg (1130); la entrada de la Stiftskapelle, con el trono imperial(siglo XI); la fuente de la plaza del Mercado (hacia 1200); viviendas de tirulares de las minas, del siglo XIV al XVI, etc. En el centro histórico se conservan centenares de casas de entramados de maderas, algunas de tiempos medievales.
Dentro de Patrimonio mundial
Anterior: Reichenau
Palacio Imperial. Imagen Turismo Alemán/ Astrid Schwarz

Minas de Rammelsberg, en Goslar: Imagen Turismo Alemán/Rammelsberg, Weltkulturerbe