restauración conservación del patrimonio

Ciudades de Rjukan y Notodden

Rjukan y Notodden son dos pequeñas ciudades noruegas, ubicadas hacia el sur del país, que entraron conjuntamente en 2015 en el listado del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Los paisajes son espectaculares, llenos de verdor, montes, cascadas y lagos; pero lo que ha hecho entrar a estos dos puntos en el listado de la UNESCO es su patrimonio industrial: sistemas de energía, fábricas, túneles, centrales hidroeléctricas, etc.

La impulsora de esta industrialización fue la compañía Norsk-Hydro dedicada a la fabricación de fertilizantes, puesta en marcha para responder a la creciente demanda del mundo agrícola occidental desde inicios del siglo XX. Rjukan y Notodden crecieron por impulso de esta industria, que promovió viviendas, sedes sociales y sistemas de distribución y transporte de personas y fertilizantes.

Según la UNECO, el sitio de Rjukan-Notodden manifiesta una excepcional combinación de activos industriales asociados a un grandioso paisaje natural, lo que muestra cómo en el siglo XX surge y se desarrolla una industria global, que promueve soluciones innovadoras para la aportación de mano de obra, planificación y soluciones en materia de transporte, con el fin de generar un producto nuevo e importante para el mercado mundial.

Rjukan y Notodden se hallan a una distancia de unos 50 kilómetros en línea recta, en el sur de Noruega, hacia el oeste de Oslo. Rjukan apenas tiene 3.500 habitantes y está hundida en un profundo valle, por lo que hay medio año (de septiembre a marzo) en el que el sol no llega a lucir en las calles del lugar. Esto ha hecho que el pueblo haya cobrado fama recientemente con motivo de la inauguración de un sistema de espejos que desde 2013 proyecta la luz solar desde las montañas hacia la plaza central.

Rjukan está en la demarcación de Tinn en Telemark, fue fundada hace un siglo y recibió su nombre de una gran cascada existente al oeste del casco urbano que fue aprovechada para generar electricidad.

En 1934 Norsk Hydro construyó lo una planta de hidrógeno, cuyo subproducto era el agua pasada, necesaria para los procesos nucleares. Durante la II Guerra Mundial el centro fue férreamente controlado por los nazis por su interés estratégico en el proceso de creación de la bomba atómica… pero la resistencia noruega, apoyada por los aliados, saboteó la planta en varias ocasiones. En la ciudad hay un museo de la Industria Noruega que recuerda aspectos del desarrollo de la industria del país, con referencia especial a la zona de Rjukan, así como las expediciones de sabotaje de la planta.

Cerca de la ciudad está la imponente silueta del monte Gaustatoppen que, con 1.883 metros de altura sobre el nivel del mar, es el “balcón” de Noruega. Otro atractivo de la zona es el teleférico de Krossobanen, el primer funicular hecho en el norte de Europa en 1928. Lo construyó Norsk Hydro para que los habitantes de Rjukan pudiesen ascender en él para poder ver el sol en invierno.

Notodden, al sudeste de Rjukan, es una ciudad mayor, de unos 12.000 habitantes. Pertenece también a la provincia de Telemark y se halla la orilla del lago Heddalsvatne, y del río Tinn En esta ciudad se creó Norsk Hydro, la compañía que desarrolló industrialmente la región

La ciudad, de clima relativamente templado, es en la actualidad uno de los centros industriales y comerciales de la zona. Es bastante conocido su festival anual de jazz y blues.

Enlaces:
http://whc.unesco.org/fr/list/1486
http://www.visitrjukan.com/en
http://www.hydro.com/
http://bluesfest.no/

Dentro de Patrimonio mundial
La ciudad de Rjukan (Noruega) vista desde el teleférico al caer la noche © Hans-Dieter Fleger / UNESCO

Parque Industrial de la Hydro en Notodden (Noruega) © Dirección para la Herencia Cultural / UNESCO

El ferrocarril de la línea que llega a Rjukan protegido por un muro de viento, al fondo el monte Gaustatoppen (Noruega) © Per Berntsen / UNESCO

Parte del casco urbano de Rjukan (Noruega), a la izquierda la planta eléctrica de Saheim. © Per Berntsen / UNESCO