restauración conservación del patrimonio

Tassili n`Ajjer

Para los hombres de los enclaves urbanos del mundo desarrollado, el paisaje desértico del Tassili, en el sur de Argelia, es algo así como un territorio lunar. Un sitio Patrimonio de la UNESCO desde 1992.

En estos momentos, cuando la idea del "cambio climático" se expande, el Tassili nos puede servir de ejemplo. Este vasto territorio de arenas y piedras, yermo, duro e inhóspito, era hace miles de años una región fértil, con lagos, ríos y valles, donde se encontraba una fauna variada: peces, cocodrilos, hipopótamos, leones, elefantes...

Grandes oleadas de pueblos invasores pasearon y explotaron estos campos que poco a poco, por cambio del clima y la explotación, fueron transformándose en territorios áridos y solitarios.

Ese recuerdo queda en las rocas, donde aparece -de la mano del hombre- la fauna, los ritos, los cultivos, las luchas.

Más de 15.000 dibujos y grabados permiten conocer la evolución del territorio desde el año 6000 antes de Cristo hasta los inicios de nuestra era; los cambios de etnias, fauna y clima. A ese interés se une el valor geológico del territorio.

El territorio patrimonio de la Humanidad, el mazizo Tassili n'Ajjer, es una zona del sudeste del Sahara argelino, en los confines con Malí, Níger y Libia, con 72.000 kilómetros cuadrados de superficie, donde aún habitan tribus tuaregs ambulantes explotando con sus rebaños la escasa vegetación existente. En ella perviven las magníficas muestras pictóricas, descubiertas para asombro de la cultura occidental, a partir de 1933.
Dentro de Patrimonio mundial
Paisaje. Tassili-n-Ajjer, Sahara. Imagen de Jean Zucchet. UNESCO

Pinturas rupestres. Tassili-n-Ajjer, Sahara. fotógrafo: Bousquet. UNESCO