restauración conservación del patrimonio

Las diaolou, torres-refugio en las aldeas de Kaiping

Hay fenómenos constructivos que contemplados desde la lejanía del tiempo o del espacio tienen un exotismo especial. Las diaolou chinas, patrimonio Mundial de la UNESCO desde 2007, son una muestra de ello.

China cuenta ya con casi una cuarentena de sitios Patrimonio Mundial, tras añadir en 2007 dos nuevos: Las diaolou y aldeas de Kaiping y el Karst de la China Meridional.

En Kaiping, sudoeste de la provincia de Guangdong (China), perviven numerosas torres fortificadas, en su mayor parte obras de la primera mitad del siglo XX, que tienen un origen defensivo en su mayoría, y que resaltan su altiva efigie en medio de campos agrícolas llenos de verdor.

Son torreones de diversos estilos. Unos de piedra otros de cemento, ladrillo y aún adobe, que desde el siglo XVI han venido apareciendo en este territorio, construidas principalmente para proteger a las gentes del entorno ante revueltas y bandalismo.

Ese afán constructivo se reforzó en los principios del siglo XX, porque la región nutrió desde el XIX la emigración china hacia otras partes del sudeste asiático, Australia y Estados Unidos. Muchos de los emigrados, al volver, impulsaron la construcción de diaolous, y fundieron estilos de occidente y China, integrando además los nuevos elementos constructivos, metales y cemento, para realizar construcciones con objetivos defensivos o suntuarios. Aquellas construcciones siguen hoy señoreando el territorio agrario de las aldeas.

En la web de la UNESCO se especifica que el sitio inscrito como patrimonio Mundial (Diaolou y aldeas de Kaiping (China)) lo integran veinte diaolou de un total de 1.800 casas-torres ubicadas en sus respectivas aldeas.

El conjunto de diaolou catalogadas corresponde a varias topologías: torres comunales, construidas conjuntamente por varias familias y utilizadas como refugios temporales, de las cuales se conservan 473; torres residenciales, construidas por familias ricas y utilizadas como viviendas fortificadas, de las cuales subsisten 1.149; y torres vigías, las más recientes, que suman 221.
Dentro de Patrimonio mundial